Descubrimientos Científicos para tu Salud

Página Inicial

 

Descubrimientos Científicos para tu Salud

Introducción

* Vegetales y frutas que combaten la artritis, la obesidad, la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades

* Coma menos pero nútrase bien para una mejor salud y larga vida

* El té verde, protector de nuestro cuerpo y nuestra mente

* Las grasas que nos curan y las grasas que nos matan

 * El pescado de agua fría y el omega-3

* Carbohidratos "buenos" y carbohidratos "malos"

* Almendras, nueces y avellanas para proteger el corazón

* Los beneficios del aceite de oliva

* Los peligros de la sal añadida

* Una multivitamina diaria para prevenir enfermedades

* La pirámide alimenticia de Harvard

* Consuma granos integrales y prevenga enfermedades crónicas

Nutrición para Mantenernos Jóvenes: 1ra parte

 

Almendras, nueces y avellanas para proteger el corazón

Consumir uno o más frutos secos tales como almendras,castañas, nueces de castilla, piñones, avellanas, pistachos, nueces de brasil, anacardos y pacanas puede ser de gran ayuda para su salud. A este grupo de alimentos también se le conoce como semillas oleaginosas. También podemos incluir el cacahuete o maní que, aunque pertenece a la familia de las leguminosas, contiene nutrientes muy similares a los de los frutos secos.

Existen estudios que demuestran que los frutos secos contienen sustancias que reducen el nivel del colesterol malo y ayudan a proteger el corazón. Se ha encontrado que al añadir frutos secos a una dieta diseñada para reducir el nivel de colesterol se obtiene una reducción 25 por ciento mayor que lo que era de esperarse. Además estudios recientes parecen indicar que las tanto las almendras como las nueces pueden ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de desarrollar el síndrome X o síndrome metabólico. El síndrome X o síndrome metabólico está compuesto por una serie de factores de riesgo para enfermedades cardiacas y diabetes. Entre estos se encuentran un elevado nivel de grasa en el abdomen, un alto niveles de colesterol LDL (el llamado colesterol malo), hipertensión y problemas en el metabolismo de la glucosa. Existe evidencia de que consumir almendras conjuntamente con una comida que contenga abundancia de carbohidratos puede evitar que el nivel de glucosa en la sangre suba de forma demasiado rápida. Estas subidas rápidas en el nivel de glucosa luego de comer son un problema para muchos diabéticos y una causa de complicaciones.

Los cacahuates tienen una alta cantidad de proteínas, aunque de mediana calidad, por su bajo contenido en licina y metionina.  Sin embargo cuando se complemente con el consumo de proteínas procedentes de cereales y legumbres se logra un correcto equilibrio nutritivo. Por otra parte las nueces de castilla, almendras y nueces de Brasil poseen proteínas de excelente calidad y en mayor cantidad por unidad de peso que los huevos frescos.

Se ha encontrado además que las nueces sonsumamente altas en compuestos antioxidantes, especialmente vitamina E, polifenoles y los oligoelementos, selenio, cobre, zinc y magnesio.  Se cree que estos últimos pueden ayudar a proteger el endotelio (la capa más interna de los vasos sanguíneos), ayudando a prevenir el proceso de oxidación celular que conduce a la enfermedad cardiaca. Las nueces de castilla también poseen una buena cantidad de grasas del tipo Omega 3 y numerosos polifenoles. Esto hace de estas nueces útiles en la prevención de problemas cardiacos y en la protección del cerebro y la preservación de las memoria y otras capacidades cognitivas.

 

Su alto contenido de calorías hace que los frutos secos sean recomendables para los jóvenes y los atletas y deportistas. Su alto contenido de fósforo n forma de fosfato orgánico los hace también recomendables para quienes llevan a cabo un intenso trabajo intelectual ya que el fósforo es un elemento de gran importancia en el metabolismo cerebral.

Una onza (28 gramos) de nueces cinco o más veces por semana se asocia con un riesgo menor de enfermedades cardiacas. Cuando se consumen dos o tres onzas al día la reducción en el riesgo es aún mayor. En el único estudio que ha examinado la relación entre el consumo de frutos secos y la diabetes se encontró que el consumo de al menos 28 gramos cinco veces al día se asocia con una reducción en el riesgo de padecer diabetes. Se sabe que los frutos secos contienen nutrientes que pueden ayudar a prevenir la diabetes y ayudar a las personas que ya padecen diabetes a manejar la enfermedad. Entre estos se encuentran las grasas insaturadas, fibra, antioxidantes y un aminoácido llamado arginina. Se piensa que por su alto contenido de calorías. Los frutos secos pueden contribuir a la obesidad. Sin embargo, en varios estudios no se ha encontrado una relación entre el consumo de frutos secos y el aumento de peso. De hecho en algunos estudios se ha encontrado que las personas que consumen nueces tienen un menor riesgo de obesidad. En el caso de las almendras existe un estudio que parece indicar que pueden ser de ayuda en algunas dietas para reducir de peso. Se han propuesto varias hipótesis para explicar esto. Una de estas es que debido a su alta densidad los frutos secos producen una sensación de llenura más rápidamente que otros alimentos por lo que las personas no comen tanto. También se especula que las calorías de los frutos secos no se absorben en su totalidad, que el consumo de frutos secos hace aumentar el metabolismo basal o que la energía provista por los frutos secos hace que las personas que los consumen lleven a cabo un mayor nivel de actividad física.

Precauciones - Es preferible evitar los frutos secos a los que se les ha añadido sal ya que como es sabido la sal en exceso puede ser perjudicial. Algunas personas, entre ellas niños, son alérgicas al cacahuete o maní y en algunos de estos casos la alergia puede ser incluso tan severa que amenace su vida. En algunos casos la alergia puede ser desencadenada por cantidades extremadamente pequeñas de maní. Los niños pequeños no deben consumir frutos secos enteros ya que existe la posibilidad de que se ahoguen con los mismos. Sin embargo, pueden consumirlos en forma de pasta.

Debido a su elevado contenido de aceites, los frutos secos se enrancian con facilidad. Por esta razón deben guardarse en envases herméticamente cerrados, en lugares frescos y secos o en la nevera. Es preferible adquirirlos con cáscara, ya que esto garantiza que no han sido tratados con ningún tipo de conservante y que están bien protegidos del polvo y de la humedad

Rafael Valle Rivera