Problemas de Salud: Alternativas Naturales

Página Inicial

Índice de Problemas de Salud

Blog de

saludparati.com

En nuestro blog comentamos noticias y diversos asuntos relacionados con la salud. Hablamos acerca de investigaciones y desarrollos de interés en el campo de la salud física y mental. Nuestra perspectiva es la de la medicina alternativa, sin excluir por eso desarrollos en el campo de la medicina convencional. Visítenos hoy

Diabetes: Alternativas Naturales

 

diabetes.saludparati.com es nuestro nuevo portal dentro de saludparati.com dedicado exclusivamente a la prevención, el tratamiento y el conocimiento acerca de la diabetes.

La Depresión: Cómo Prevenirla y Derrotarla

depresion.saludparati.com, es un sitio web completo dentro de saludparati.com dedicado a las causas, efectos, prevención y tratamiento de la depresión. La más reciente y mejor información sobre esta condición que cada día afecta a más personas.

Nuestro nuevo portal sobre los sueños, y los problemas del sueño

Aquí encontrará abundante información sobre las etapas del sueño, por que soñamos, las diferencias entre los sueños de las mujeres y los de los hombres, los efectos de la falta de sueño, el insomnio y mucho más.

Asma

El asma es una enfermedad crónica grave en la que los bronquios, que son los principales conductos del pulmón se estrechan u obstruyen a causa de una inflamación. Esta inflamación muchas veces es causada por una sustancia o evento que sirve de disparador del episodio de asma. Algunas sustancias y eventos que pueden servir de disparadoras del asma son diversos alérgenos, irritantes, aire frío, olores fuertes, el ejercicio, alteraciones digestivas, o el estrés. Además, en algunas personas el reflujo gastroesofágico puede desencadenar un ataque de asma. Además de la inflamación se puede producir un incremento en la producción de mucosidad y un apretamiento de los músculos de las paredes de los bronquios. Esto hace que las vías respiratorias se estrechen, produciendo los síntomas característicos de esta condición.

Síntomas del asma

Precaución: El asma es una condición seria y representa una emergencia médica. Si usted o alguien a su alrededor sufre de un ataque de asma agudo consulte a su médico o acuda a una sala de emergencia rápidamente.

Entre los síntomas del asma se encuentran tos, silbido al respirar, secreciones en forma de flema, y disnea o fatiga (respiración corta). La gravedad de los síntomas varía pudiendo producirse desde un silbido menor hasta una dificultad severa para respirar. Algunas veces se piensa en el asma como una condición molesta pero que no amenaza la vida. Sin embargo, miles de personas mueren anualmente a causa de un ataque de asma.

Los síntomas del asma se presentan con más frecuencia durante las noches. En algunos casos el asma cursa con largos períodos en los que no se presentan síntomas hasta que se produce una crisis o lo que muchas personas llaman un ataque de asma. En otros casos los síntomas son más o menos continuos, produciéndose ocasionalmente una agudización de estos. Existen casos en los que sólo se presenta una tos persistente y opresión en el área del tórax. En algunos niños aparenta ser una bronquitis que se repite, produciéndose tos y flema pero sin fatiga al respirar ni otros síntomas que se producen en los adultos. Incidencia

El asma tiene una incidencia mayor en los niños que en los adultos. Se ha estimado que en la infancia la incidencia es de cerca de un once por ciento. Sin embargo, en algunas ciudades con un elevado nivel de contaminación ambiental la incidencia puede ser de hasta veinticinco por ciento. Cerca del 80 por ciento de los niños asmáticos desarrollan síntomas antes de los cinco años de edad. En la edad escolar es más común entre los varones. Afortunadamente, la tendencia es hacia la curación ya que entre los adultos la incidencia se reduce a entre cuatro y seis por ciento. Las personas que fueron lactadas en su infancia tienen una incidencia menor de asma. Diagnóstico del asma

El diagnóstico del asma puede ser difícil debido a la variedad de síntomas y a la necesidad de descartar otras condiciones que pueden causar algunos síntomas parecidos. Entre las condiciones que pueden causar síntomas parecidos al asma se encuentran el enfisema pulmonar, los inicios de una falla congestiva del corazón y una disfunción de las cuerdas vocales conocida como disfunción laringea episódica que afecta mayormente a las mujeres. Para llegar a un diagnóstico se recurre en muchos casos a un historial médico y varias pruebas. Una de las pruebas utilizadas es la conocida como prueba de función pulmonar con la cual se determina cuanto aire entra y sale de los pulmones cuando respiramos.

Para medir la función pulmonar se utilizan principalmente dos instrumentos. Uno de ellos se conoce como espirómetro y el otro como medidor de pico máximo. Otra prueba utilizada es la de provocación bronquial. En ésta se utiliza la metacolina un agente que se sabe provoca asma. Si la persona padece asma este agente provocará una pequeña constricción de las vías respiratorias, que puede ser medida con una prueba de función pulmonar. En niños pequeños no es posible llevar a cabo pruebas de función pulmonar y el diagnóstico se lleva a cabo mediante una cuidadosa recopilación y análisis del historial médico y con la observación de la respuesta del paciente a un medicamento broncodilatador inhalado. Si el paciente mejora con este medicamento lo más seguro es que se trata de asma. Exponerse al humo del cigarrillo.

  • Exposición a disparadores del asma presentes en el lugar de trabajo. Entre estos se hallan sustancias químicas utilizadas en la agricultura, en los salones de belleza y en la fabricación de componentes electrónicos, pinturas, acero y plásticos.
  • Tener el padre o la madre (o ambos) asmáticos
  • Bajo peso al nacer
  • Obesidad
  • Reflujo gastrointestinal

    En las personas cuya asma comenzó antes de los dos años de edad o cuya madre también padece o padeció de asma, así como en las que tienen una prueba de alergia positiva y en las que hay una alteración persistente de función ventilatoria la probabilidad de que el asma se mantenga una vez llegada la adultez, es mayor. Complicaciones del asma

    La alergia con la cual muchas veces se inicia el asma, puede ser gradualmente sustituida por inflamación. Con el correr de los años esto puede conducir a la destrucción de los tejidos de los bronquios. En estas personas se produce, a causa de la inflamación crónica, una alteración obstructiva irreversible de las vías aéreas y la función pulmonar puede disminuir de forma acelerada.

    Tratamiento médico del asma

    Existen diversos medicamentos contra el asma que pueden utilizarse solos o en combinación con otros.

    Existen medicamentos para alivio rápido que se utilizan cuando ocurre una crisis o episodio de asma con el propósito de obtener un alivio rápido aunque de corto plazo. Entre estos se encuentran varios broncodilatadores (medicamentos que abren las vías respiratorias) de acción rápida. Por lo general estos se proveen en forma de pequeños inhaladores que la persona puede llevar consigo. Existen aditamentos para el uso de niños pequeños o de personas de edad avanzada que pueden tener dificultad en utilizar un inhalador. También existen nebulizadores que vaporizan la dosis de medicamento creando una nube de vapor que el paciente inhala continuamente.

    Existen también medicamentos de control a largo plazo. Estos se utilizan de forma continuada para controlar los síntomas crónicos y prevenir los episodios de asma. Entre estos se encuentran los glucocorticoides inhalados. Estos son medicamentos antiinflamatorios y se consideran los más efectivos. Los glucocorticoides inhalados ayudan a reducir la frecuencia de los episodios de asma y a reducir las dosis de otros medicamentos utilizados para aliviar los síntomas. Puesto que viajan directamente hacia las vías respiratorias el riesgo de efectos secundarios se reduce grandemente. Aún así pueden ocasionar algunos problemas como candidiasis en la boca y faringe, atrofia de la musculatura de la laringe lo cual ocasiona problemas del habla y tos causada por irritación. Utilizando dosis bajas o una cámara espaciadora se reducen estos efectos. Los glucocorticoides inhalados también pueden afectar el crecimiento de algunos niños. Además puede producirse un leve aumento en el riesgo de moretones en la piel y que ésta se torne fina y susceptible a daños. El uso de la cámara espaciadora es recomendable así como enjuagarse la boca y hacer gárgaras botando luego el agua utilizada. Esto reduce la cantidad de glucocorticoides que pueden ser tragados y absorbidos por el sistema digestivo. También reduce la posibilidad de infecciones como la candidiasis ya mencionada y las irritaciones de la boca y la garganta.

    Otros medicamentos de control a largo plazo son los beta-2 agonistas. Estos son broncodilatadores cuya acción puede durar hasta 18 horas. Algunos de estos son el salmeterol (Beglan, Serevent, Inaspir, Betamican) y el formoterol (Oxis, Neblik, Foradil). Estos medicamentos se usan en combinación con glucocorticoides inhalados.

    Los modificadores o inhibidores de leucotrienos son otros medicamentos para control a largo plazo. Los leucotrienos son unas sustancias segregadas por células de los pulmones durante un ataque de asma que provocan inflamación en el revestimiento de las vías respiratorias. Algunos modificadores de leucotrienos son montelukast (Singulair) y el zafirlukast (Accolate). Por lo general no son tan efectivos como los glucocorticoides inhalados pero son una opción cuando ocurre un ataque leve de asma y se desea evitar el uso de glucocorticoides. Los modificadores de leucotrienos también se usan en combinación con glucocorticoides inhalados u otros medicamentos para ayudar a prevenir otros episodios de asma.

    Las cromonas - entre ellas cromolina (Intal, Frenal) y el nedocromil (Tilad, Ildor, Brionil, Cetinil), inhiben la degranulación de mastocitos, unas células del sistema inmunológico que liberan histamina la cual a su vez toma parte en el proceso inflamatorio. En algunos pacientes estos medicamentos pueden controlar el asma o prevenir ataques de asma de leves a moderados. En algunos casos pueden ayudar a prevenir el asma provocada por el ejercicio si se utilizan una hora antes de alguna actividad física vigorosa.

    Las metilxantinas (teofilina y aminofilina) actúan como broncodilatadores. Su modo de acción es desconocido y en altas dosis pueden causar efectos secundarios como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal intenso, diarrea, reflujo, confusión, latido cardiaco rápido o irregular, nerviosismo e incluso un estado de coma. Las dosis de estos medicamentos deben ser ajustadas a cada persona mediante pruebas de sangre. En la actualidad estos medicamentos están cayendo en desuso.

    La inmunoterapia es otro tipo de tratamiento. En esta se utilizan inyecciones para desensibilizar contra los alérgenos que pueden causar un ataque de asma. Se administran en forma de vacuna las mismas sustancias que causan el asma pero en cantidades mínimas para que el cuerpo se acostumbre y no los rechace. Este es un tratamiento a largo plazo a base de inyecciones subcutáneas. Los efectos deseados pueden tardar dos o tres años en producirse.

    Anticuerpos Anti-IgE monoclonales - En las alergias nuestro cuerpo produce unos anticuerpos llamados IgE que atacan sustancias que por lo general no son dañinas, como el polen, los ácaros del polvo o el pelo de los animales domésticos, causando los síntomas típicos de esta condición. Un medicamento llamado Omalizumab (Xolair) bloquea la acción de estos anticuerpos y de este modo reduce la cantidad de episodios de asma causados por alergias. Este medicamento se provee a base de inyecciones. Entre sus riesgos están la posibilidad de una reacción severa que se puede producir hasta dos horas después de ser inyectado. También se cree que este medicamento puede estar relacionado con el desarrollo de cáncer. Las mujeres embarazadas deben o que estén lactando deben consultar a su médico ya que el Xolair puede causar complicaciones.

    La Prevención del asma

    Prevenir los episodios de asma es obviamente preferible a utilizar medicamentos. Una forma de lograr esto es evitando los alérgenos o sustancias que hacen que nuestro cuerpo tenga una reacción alérgica que nos provoca el asma. Igualmente se deben evitar sustancias irritantes. Aunque esto no es tan fácil como parece, bien vale la pena intentarlo. Identificar estas sustancias puede ser una tarea complicada ya que hay miles de sustancias que pueden desencadenar un ataque de asma. El humo del tabaco, los ácaros del polvo, las cucarachas, los hongos, el pelo de los animales domésticos, las corrientes de aire frío, el polen y diversos contaminantes del aire son algunas de las sustancias que pueden desencadenar un episodio de asma. Un primer paso puede ser remover los animales domésticos, las alfombras, muebles tapizados y otras superficies donde los alérgenos se pueden acumular. Las personas que fuman deben hacer todo lo posible por dejar de fumar ya que fumar afecta negativamente a los asmáticos en múltiples maneras incluyendo síntomas más severos, la necesidad de utilizar medicamentos adicionales para controlar el asma, una respuesta menor a los medicamentos preventivos y una pérdida más rápida de la función pulmonar. Igualmente, los asmáticos que no fuman deben evitar estar cerca de personas que están fumando o en lugares cerrados donde se acumula el humo de los fumadores.

    Mantenga un nivel bajo de humedad. Consulte con su médico sobre el uso de un deshumidificador. Si decide usar uno cámbiele el agua diariamente.

    Los colchones pueden cubrirse con un plástico a prueba de alérgenos y las sábanas y fundas de almohadas se deben lavar semanalmente en agua caliente utilizando un detergente libre de fragancia. Utilice el acondicionador de aire ya que esto ayuda a reducir su exposición a los alérgenos ambientales y reduce la humedad en el interior de la habitación así como la exposición a los ácaros del polvo. Se puede utilizar un purificador de aire con un filtro HEPA que es el más efectivo de los purificadores mecánicos. Estos también se consiguen para instalarlos en los acondicionadores de aire o en los sistemas centrales de calefacción.

    Evite utilizar lentes de contacto - los granos de polen pueden acumularse bajo estos.

    Pruebe eliminando ciertos alimentos - Las alergias alimentarias pueden jugar un papel importante en el asma. Algunas de estas alergias se manifiestan produciendo una reacción inmediata. Otras actúan tras un periodo más prolongado. Los principales alimentos implicados en reacciones alérgicas inmediatas causantes de asma en niños son, en orden de frecuencia: huevos, pescado, mariscos como las ostras, almejas y langosta, nueces y maní. Los principales alimentos causantes de alergia tras un periodo prolongado son, en orden de frecuencia, la leche, el chocolate, el trigo, los cítricos y los colorantes utilizados en alimentos.

    Si utiliza aspirina, ibuprofeno u otro medicamento antiinflamatorio no esteroide tenga cuidado ya que estos pueden causar reacciones asmáticas en personas susceptibles. Algunos antibióticos y drogas utilizadas en la quimioterapia también pueden causar estas reacciones.

    Alternativas naturales contra el asma

    Nutrientes y alimentos

    Consuma pescado - Aunque el pescado es uno de los alimentos a los que algunas personas son alérgicas y puede inducirles un ataque de asma, en la mayoría de las personas consumir pescado tiene efectos benéficos. Estos son especialmente notables en el caso del pescado con elevados niveles de ácidos grasos omega-3. El salmón, las sardinas y la macarela son una excelente fuente de omega-3. El atún también contiene una apreciable cantidad de omega-3 sin embargo, debido a que por lo general contiene altos niveles de mercurio su consumo frecuente no se aconseja. Varios estudios tienden a asociar el consumo de pescado al menos una vez en semana con una incidencia menor de asma en niños.

    Evite los aditivos alimentarios BHA y BHT los colorantes de alimentos especialmente el conocido como amarillo No. 5.

    Se ha encontrado que las personas asmáticas que consumen café y otras bebidas que contienen cafeína tienen menos síntomas de asma. Este efecto probablemente se debe a que la cafeína tiene un efecto dilatador sobre los bronquios.

    El ejercicio es un arma de dos filos. Por una parte produce efectos benéficos y por la otra puede inducir ataques de asma en algunas personas. Se cree que una causa puede ser el inhalar aire frío seco mientras se lleva a cabo el ejercicio. Una forma de controlar esto es utilizando una máscara que retenga el calor y la humedad y limite los efectos del aire frío. También se debe evitar ejercitarse en lugares y horas en que hay congestión de tránsito o los niveles de contaminación son elevados.

    Evite los aditivos alimentarios conocidos como sulfitos ya que muchas personas asmáticas son sensibles a los mismos y puede causarles un episodio de asma. Muchos restaurantes usan compuestos a base de sulfitos para evitar la pérdida de color y el crecimiento de bacterias en las ensaladas verdes, las frutas cortadas o rebanadas y mariscos congelados. Los sulfitos también se pueden encontrar en otros alimentos como las frutas deshidratadas. También se usa en la producción de vino.

    Algunos niños asmáticos no pueden procesar adecuadamente un aminoácido llamado triptófano. El triptófano se convierte en serotonina, un compuesto que en muchas ocasiones se encuentra elevado en la sangre y la saliva de las personas asmáticas. La serotonina puede hacer que las vías respiratorias de los asmáticos se contraigan. Algunos estudios parecen demostrar que los pacientes de asma se benefician con una dieta baja en triptófano. El triptófano se encuentra en cantidades elevadas en alimentos como la leche y el pavo. Los suplementos de vitamina B6 también pueden ayudar ya que esta vitamina ayuda a metabolizar el triptófano.

    La vitamina C, la vitamina E y el beta caroteno pueden ser de ayuda. La vitamina C es el principal antioxidante presente en la superficie de las vías respiratorias.

    Practique algunas técnicas para reducir o controlar el estrés. El estrés, al igual que el miedo y las preocupaciones, puede inducir ataques de asma en algunas personas.

    Pruebe con un suplemento de magnesio - el magnesio en forma inyectable se utiliza en ocasiones para detener un ataque agudo de asma. Por otra parte se ha encontrado que los niveles de magnesio ingeridos mediante la dieta guardan una significativa relación con la función pulmonar y la severidad de los ataque de asma. Utilizando un suplemento de magnesio podemos aumentar de forma significativa los niveles de éste en el cuerpo. Por lo general se necesitarán unas seis semanas para lograr esto. Una dosis que puede emplearse es de entre 500 y 1,000 miligramos diarios.

    Plantas medicinales

    Regaliz (Glycyrrhiza glabra) - contiene una sustancia que posee propiedades parecidas a las del cortisol, un glucocorticoide. Además de actuar como antiinflamatorio el regaliz funciona como expectorante lo cual es beneficioso en casos de asma. Se puede utilizar un suplemento de regaliz que contenga glicirricina. Se deben ingerir entre 200 y 800 miligramos de esta sustancia diariamente. También se consiguen tabletas de regaliz que no contienen glicirricina. Sin embargo, estas no son útiles para casos de asma. Precauciones Utilice el regaliz durante seis semanas y luego suspenda su uso por dos semanas. Consuma alimentos altos en potasio como bananas o jugos cítricos durante el tiempo que utilice el regaliz. De esto no ser posible utilice un suplemento de potasio. No utilice regaliz si padece de glaucoma o hipertensión. Tampoco debe utilizarse por quienes padecen de cáncer del seno u otros tipos de cáncer sensibles al estrógeno, endometriosis o enfermedad (o mejor cambios ya que actualmente no se considera como una enfermedad) fibroquística de las mamas.

    Extracto de semilla de uva y Picnogenol - ambos contienen ciertos tipos de flavonoides (pigmento que le da el color a numerosas plantas) que ayudan a prevenir ataques de asma provocados por alérgenos presentes en el aire. Los flavonoides del Picnogenol se obtienen de la corteza del pino marítimo francés. Tanto el extracto de semilla de uva como el Picnogenol Se consiguen en forma de cápsulas o tabletas.

    Ajo y cebolla - inhiben ciertas sustancias que promueven la inflamación. En pruebas con conejillos de Indias se encontró que un extracto de cebolla redujo su respuesta asmática a alérgenos inhalados. La cebolla contiene un flavonoide llamado quercetina que ayuda a relajar los bronquios. También inhibe la multiplicación de células que producen histamina, una sustancia que promueve la inflamación y la hinchazón. La cebolla también contiene otras sustancias llamadas isotiocinatos que poseen un efecto antiasmático.

    Se consiguen suplementos de quercetina en forma de tabletas. Sin embargo algunos de estos no son bien absorbidos. Algunos estudiosos recomiendan ingerir la quercetina conjuntamente con bromelina con bromelina, una mezcla de enzimas derivadas de la piña que puede ayudar a una mejor absorción.

    Precauciones - la quercetina aumenta el tiempo que muchos medicamentos permanecen en el cuerpo. En algunos casos esto puede tener efectos positivos pero puede aumentar el riesgo de efectos secundarios de estos medicamentos. Por esta razón no se recomienda consumir suplementos de quercetina conjuntamente con algunos medicamentos como ciclosporina (Neoral, Sandimmune) y nifedipina (Adalat, Procardia) . Tampoco se debe combinar con antibióticos pertenecientes a la clase de las quinolonas como (ciprofloxacin (Cipro), levofloxacin (Levaquin), norfloxacin (Noroxin), ofloxacin (Floxin) y trovafloxacin (Trovan) ya que puede interferir con la acción de estos. En estudios en tubo de ensayo, se ha demostrado que la quercetina causa mutaciones cromosómicas, por lo que, en teoría, suplementos con grandes cantidades de quercetina podrían favorecer la aparición de defectos congénitos; esto no se ha estudiado suficientemente en el ser humano ni en animales.

  • Tylophora asthmatica - esta es una planta que se ha utilizado en la India con el fin de tratar el asma. Se cree que las hojas de la Tylophora asthmatica contienen sustancias antihistamínicas y antiespasmódicas. En un estudio se encontró que un grupo de pacientes 200 miligramos de hojas de Tylophora asthmatica dos veces al día por un periodo de seis días redujeron sus síntomas y mejoraron su función respiratoria durante el tratamiento y por un periodo de hasta dos semanas luego de concluido éste. La Tylophora asthmatica se consigue en cápsulas. Una dosis sugerida es de entre 200 y 400 miligramos dos veces al día.