Plantas Medicinales:
Antigua y Nueva Alternativa de Salud

 

Página Inicial

Índice de Plantas Medicinales

Acerola Ajo, Anamú Arándano Árnica Astrágalo Black Cohosh Caléndula Cardo Mariano Cundeamor Diente de león Equinácea Feverfew Ginkgo Biloba Gayuba (Uva ursi) Ginseng asiático Gotu kola Hierba de San Juan Jengibre Kava Manzanilla Melaleuca Pau d' Arco Sabal Salvia Sávila Glosario de las Plantas Medicinales

Cundeamor, también conocida como balsamina o melón amargo

(Momórdica charantia)

 

Algunos estudios parecen indicar que esta planta, que crece en zonas tropicales, entre ellas partes de Asia, África, y Sudamérica, así como en el Caribe y que se utiliza como comestible en Asia, puede ayudar a controlar el nivel de azúcar en la sangre de personas con diabetes tipo 2. En un estudio con ratas diabéticas se encontró que no sólo se redujo el nivel de glucosa sino que también se retardó el desarrollo de la retinopatía diabética. En otro estudio similar se encontró que también redujo la incidencia de cataratas. Algunos estudios indican la posibilidad de que el cundeamor también ayude a reducir el estrés oxidativo en las personas diabéticas. El estrés oxidativo entre otras cosas, hace que el colesterol LDL se convierta en placas arterioscleróticas que obstruyen las arterias.

Aunque hay quien utiliza los tallos, las hojas o las semillas de esta planta, la parte más segura y más importante del cundeamor, medicinalmente hablando, es el fruto. El uso de las semillas, en particular, no es recomendable. El fruto es una baya amarilla cubierta de dos a tres pulgadas de largo, carnosa y cubierta de verrugas e irregularidades.  Su sabor es amargo por lo que a muchas personas no le agrada. Se recomienda comer una fruta pequeña al día o ingerir unas dos onzas de jugo diariamente. En su Encyclopedia of Natural Medicine, Michael Murray y Joseph Pizzorno recomiendan, que quienes decidan ingerir jugo de cundeamor se aprieten la nariz y traguen rápidamente las dos onzas de éste.

Precauciones

No se deben consumir cantidades excesivas ya que puede causar diarrea y dolor abdominal. No se recomienda para mujeres embarazadas. Las personas que padecen de hipoglucemia no deben usarlo ya que puede agravar esta condición. No se recomienda su uso continuo durante largos periodos ya que aunque raramente ocurre, pudiera afectar el hígado si se usa sin pausa durante varios años. Lo mejor es utilizarlo durante  un mes y luego descontinuar su uso durante un mes y así sucesivamente. Las personas que padezcan de hepatitis o cirrosis deben abstenerse de utilizarlo como medida de precaución.