Página Inicial Saludparati.com


Diabetes: Alternativas Naturales

Problemas de Salud: Alternativas Naturales para su Tratamiento

La Depresión: Cómo Prevenirla y Derrotarla

El Estrés: Cómo Nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Plantas Medicinales

Alimentos Que Protegen Nuestra Salud

Revitalice y Rejuvenezca su Cerebro

Dormir y Soñar

Noticias y Descubrimientos en el campo de la Salud

Terapia musical - El poder curativo de la música

El Maravilloso Cuerpo Humano



saludparati.com

Ébola

Anque en meses recientes el ébola ha recibido gran atención, esta no es una enfermedad nueva. Los primeros casos de ébola que se conocen ocurrieron en 1976 en Sudán y en la República Democrática del Congo. La enfermedad recibe su nombre del río Ébola en este último país el cual pasa cerca del lugar donde se reportaron estos primeros casos. Otros brotes de ébola han ocurrido en Gabón y Uganda. El más serio brote de ébola antes del actual ocurrió en Uganda en el 2000. Como consecuencia de este brote se estima que murieron 224 personas.  

El actual brote de ébola comenzó a finales de 2013 en Guinea y se considera el peor de todos. Ha afectado principalmente a Guinea, Sierra Leona y Liberia. Recientemente se ha comenazado a extender a Nigeria. Según informó la Organización Mundial de la Salud el 10 de octubre de 2014 el número de personas fallecidas se estima en al menos 4,033.  Para esa misma fecha se habían confirmado más de 8,300 casos de personas infectadas. De hecho, se estima que la cantidad verdadera de ambas cifras pudiera ser mayor.

El Ébola es causado por un virus al que se le ha dado el nombre de Ebolavirus del cual se conocen cinco diferentes especies o cepas, tres de las cuales han causado brotes de la enfermedad en África. Estas son el ebolavirus Zaire, el ebolavirus Bundibugyo y el ebolavirus Sudán. Una especie, el ebolavirus Reston se encuentra en China y Filipinas y ha infectado a algunos humanos sin causar los síntomas de la enfermedad por lo que se sospecha que es menos dañino a los seres humanos que otras especies. La cepa de virus que ha causado los casos recientes en Liberia, Sierra Leona, guinea Liberia y Nigeria es el ebolavirus Zaire, probablemente la más letal de todas.

Síntomas del ébola

Los síntomas del Ébola comienzan típicamente entre cuatro y nueve días después de haber ocurrido el contagio, aunque existen casos en que los síntomas pueden demorarse hasta tres semanas. Al principio se presentan unos síntomas parecidos a la influenza, entre ellos fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza y dolor de garganta. Estos síntomas van acompañados por un estado extremo de debilidad.

Varios días después aparecen síntomas más graves en forma de náuseas, vómitos, diarréa, baja presión arterial y anemia.

Entre siete y diez días luego de comenzados los síntomas se presenta la fase final de la enfermedad. En esta etapa pueden ocurrir hemorragias tanto internas como externas así como alteraciones en la función del hígado y los riñones. La mayoría de las víctimas fatales mueren por fallas múltiples de los órganos del cuerpo y por choque hipovolémico (este es un estado que se produce cuando el nivel de la sangre en circulación baja hasta un nivel que hace imposible que el corazón bombee sufiente sangre para las necesidades del cuerpo) causado por la pérdida de sangre. Es importante señalar que en muchos casos no hay señales de hemorragia externa, sin embargo la víctima puede estar sangrando internamente. El virus causante del Ébola produce una proteina llamada glicoproteina Ébola que se adhiere a las paredes internas de los vasos sangúineos, entorpece el proceso de coagulación de la sangre y aumenta la permeabilidad de las arterias y venas haciendo que la sangre se escape.

Cuando no se recibe atención médica alrededor del 90 porciento de las víctimas fallecen.

Cómo se transmite el ébola

En África los primeros contagios ocurrieron a través del contacto con los órganos y fluidos corporales de animales infectados. Entre los animales involucrados en la transmisión de esta enfermedad en África se encuentran: el murciélago frugívoro, chimpancés, monos y gorilas. Se cree que el portador original del virus fue el murciélago frugívoro. Una vez infectadas las personas pueden transmitir el virus a otras personas. Esto sucede por el contacto directo con órganos, secreciones, sangre u otros fluidos corporales o por el contacto con objetos contaminados. Aunque hasta ahora se había pensado que el ébola no podía transmitirse a través del aire en un estudio reciente llevado a cabo por científicos canadienses se documentó la transmisión del virus de un grupo de cerdos a varios monos sin que hubiese contacto directo entre ellos. Se cree que el contagio pudo haber ocurrido por medio de gotas en aerosol relativamente grandes provenientes del tracto respiratorio de los cerdos. Estas gotas permanecen un tiempo corto en el aire y sólo viajan distancias muy cortas, sin embargo la posibilidad de contagio por esta vía es preocupante.

Casi todos los casos de ébola reportados hasta ahora han sido en África. No obstante, a medida que un mayor número de personas se contagia, especialmente si el virus se extiende a ciudades grandes que poseen aeropuertos internacionales existe la posibilidad de que llegue a otros lugares.

Las personas contagiadas con ébola pueden transmitir la enfermedad mientras el virus permanezca en su organismo. Los hombres que se han sobrevivido a un ataque de ébola pueden continuar transmitiendo la enfermedad por medio de relaciones sexuales por un periodo de siete o más semanas luego de haberse recuperado. De hecho, se conoce el caso de un hombre cuyo semen todavía contenía virus de ébola 61 días luego de haber comenzado los síntomas de la enfermedad.

Diagnóstico

El diagnóstico del ébola durante los primeros días de la infección no es fácil ya que los primeros síntomas son muy parecidos a los de otras enfermedades mucho más comunes. Cuando existen razones para considerar el ébola como un posible causante de los síntomas pueden puede utilizarse alguna de varias pruebas de laboratorio que permiten hacer un diagnóstico altamente confiable. Entre ellas: Pruebas de detección de antígeno, aislamiento del virus por cultivo celular y el ensayo por Inmunoabsorción Ligado a Enzimas (ELISA) y la reacción en cadena de polimerasa.

Tratamiento

Aunque hay varios varios tratamientos y vacunas que se encuentran en etapa etapa experimental, hasta ahora no existe un tratamiento específico para la enfermedad que esté disponible para la población en general.

El tratamiento del ébola va dirigido a apoyar o sostener al paciente. Muchas veces el paciente está deshidratado por lo que se requiere la administración de fluidos intravenosos y/o electrolitos. También puede requerirse apoyo a las funciones cardiopulmonares.

Actualmente existe en etapa experimental un suero inmunológico llamado ZMapp desarrollado por Mapp biopharmaceutical basado en investigaciones desarrolladas por el ejército de los Estados Unidos a comienzos de este siglo. Este es el medicamento con el que fueron tratados el médico norteamiericano Kent Brantly, la misionera Nancy Writebol y el sacerdote español Miguel Pajares quien falleció el 12 de agosto, todos infectados por el ébola en Liberia.

La compañía farmaceútica Tekmira Pharmaceutical también está desarrollando un medicamento llamado TKM-Ebola.

La farmaceútica GlaxoSmithKline comenzó a desarrollar una vacuna en mayo de 2013. Se espera comenzar pronto con las pruebas de la misma en humanos.