Página Inicial Saludparati.com


Diabetes: Alternativas Naturales

Problemas de Salud: Alternativas Naturales para su Tratamiento

La Depresión: Cómo Prevenirla y Derrotarla

El Estrés: Cómo Nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Plantas Medicinales

Alimentos Que Protegen Nuestra Salud

Revitalice y Rejuvenezca su Cerebro

Dormir y Soñar

Noticias y Descubrimientos en el campo de la Salud

Terapia musical - El poder curativo de la música

El Maravilloso Cuerpo Humano



saludparati.com

Lupus

El lupus o lupus sistémico eritematoso es una enfermedad crónica autoinmune. En las enfermedades autoinmunes el sistema inmunitario o inmunológico, que es el encargado de protegernos contra invasiones de virus, bacterias, parásitos y células cancerosas, ataca los tejidos de nuestro propio cuerpo. Esto se debe a que el sistema inmunitario no distingue entre estos invasores y los tejidos del propio cuerpo y crea anticuerpos a estos últimos. Estos anticuerpos causan grandes daños y destruyen numerosos órganos.

En el lupus el sistema inmunitario ocasiona estados inflamatorios que afectan diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo, entre ellos los riñones, la piel, los pulmones, el corazón, las articulaciones y el cerebro. El lupus también aumenta el riesgo de desarrollar cáncer, diversas infecciones, complicaciones en el embarazo y necrosis de los tejidos óseos.

El lupus puede afectar a cualquier persona pero su incidencia es mayor en las mujeres entre las edades de 15 a 44 años. Las personas de raza negra, al igual que las de ascendencia hispana y asiática también tienen un mayor riesgo de desarrollar Lupus.

No todos los pacientes de lupus experimentarán los mismos síntomas ya que estos dependen de los órganos o sistemas del cuerpo que resulten afectados. Sin embargo entre los síntomas más comunes se encuentran.

Causas del lupus

No se conocen con certeza las causas de esta enfermedad aunque se cree que hay factores genéticos que predisponen a desarrollarlo. Se han identificado numerosos genes asociados al lupus aunque ninguno de estos se considera causante directo de la enfermedad . También se sabe que el lupus tiende a presentarse en mayor proporción en ciertas familias.   Se cree que las personas que poseen una predisposición genética al lupus pueden desarrollarlo al entrar en contacto con ciertos factores ambientales que actúan como desencadenantes de la enfermedad.

Algunos factores ambientales que se sospecha pueden actuar como desencadenantes del lupus en personas genéticamente susceptiples son:

Ciertos medicamentos, entre estos: antibióticos, anticonvulsivos y medicamentos para la hipertensión. También medicamentos como las sulfas y la tetraciclina que aumentan la sensibilidad a la luz solar

La luz ultravioleta del sol o de lámparas fluorescentes

Infecciones

Estrés

El Diagnóstico del lupus

La variedad tan extensa de síntomas, muchos de los cuales son similares a los presentes en otras enfermedades y la gran cantidad de órganos que pueden ser afectados, dificultan el diagnóstico de esta enfermedad. No existe una prueba de laboratorio que por si sola permita diagnosticar el lupus. Para un diagnóstico certero deben estar presentes varios de los síntomas comunes de la enfermedad. En adición pueden llevarse a cabo varias pruebas de laboratorio. Dos de las más usadas son:

Prueba de Anticuerpos Antinucleares - Intenta detectar la presencia de un tipo de anticuerpo presente en alrededor del 95 por ciento de los pacientes de lupus. Sin embargo no es una prueba definitiva ya que algunas personas que no padecen la enfermedad también pueden poseer este anticuerpo.

Tasa de sedimentación de eritrocitos - Los eritrocitos son los glóbulos rojos de la sangre. Esta prueba mide la velocidad a la que estos descienden hasta el fondo de una probeta. En las personas con lupus y otros trastornos autoinmunes tales como la artritis reumatoidea la tasa de sedimentación aumenta. Sin embargo también puede aumentar a causa de infecciones, cáncer o varias condiciones inflamatorias.

Si se sospecha que una persona que ha sido diagosticada con lupus puede estar desarrollando problemas cardiacos, renales o pulmonares puede ser sometida a otras pruebas tales como ecocardiograma, radiografías de los pulmones y biopsia de los riñones.

Daños causados por el lupus

Entre los daños causados por el lupus figuran:

Tratamiento médico del lupus

Los medicamentos utilizados en el el tratamiento del lupus varían de acuerdo a los síntomas presentes. Los más comunmente usados son:

Corticosteroides - se utilizan para combatir la inflamación. Estos medicamentos ayudan pero pueden tener serios efectos secundarios tales como osteoporosis, hipertensión, acné, aumento en el riesgo de infecciones y diabetes. Algunos de los corticosteroides usados en el tratamiento del lupus son la prednisona, la prednisolona y la hidrocortisona.

Antimaláricos - Se utilizan generalmente en combinación con esteroides para reducir la dosis de estos. También ayudan a reducir las lesiones de la piel, protegen contra los efectos de la luz ultravioleta, ayudan a evitar daños en los órganos y previenen recaídas. La hidroxicloroquina (Plaquenil) y la cloroquina (Aralen) son dos de los más usados. Cuando se usan de forma prolongada los antimaláricos puede causar daños a la retina.

Inmunosupresores - Se utilizan para controlar los efectos causados por la hiperactividad del sistema inmunitario. Sin embargo, aumentan el riesgo de infecciones ya que reducen la capacidad del cuerpo para defenderse de virus y bacterias.

Antiinflamatorios no esteroides tales como Ibuprofen, naproxen. En cantidades excesivas pueden interferir con el flujo sanguíneo hacia los riñones. También pueden causar irritación estomacal.

Alternativas naturales para el lupus

Las personas que padecen de lupus pueden beneficiarse de varias alternativas naturales

Vitamina D - En un estudio publicado en enero de 2012 en la revista médica Lupu se encontró que la mayoría de las personas que padecen de lupus tienen deficiencia de vitamina D y que los niveles altos de vitamina D reducíen la actividad de la enfermedad.  En otro estudio publicado en julio de 2014 en la revista Arthritis Care and Research que los pacientes de lupus con bajos niveles de vitamina D tienen una mayor probabilidad de desarrollar hipertensión, altos niveles de colesterol y otros factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares.

Calcio - Los corticoesteroides que muchos pacientes de lupus usan aumentan el riesgo de osteoporosis. El calcio conjuntamente con la vitamina D puede ayudar a disminuir este riesgo.

Dehidroepiandrosterona (DHEA) - Esta es una hormona producida por las glándulas adrenales que también puede conseguirse en forma de suplemento. La DHEA actúa como precursora de la testosterona, el estrógeno y la progesterona Algunos estudios indican que puede ayudar a disminuir los síntomas del lupus. Sin embargo, se debe ejercer cuidado con su uso ya que podría disminuir el nivel de colesterol de alta densidad (el colesterol bueno), causar acné, sudoración excesiva y exceso de vello facial. Las personas que han padecido o que tienen un alto riesgo de cáncer de la próstata, ovarios, seno o útero no deben utilizar DHEA.

Aceite de linaza - Se ha encontrado que puede ayudar a evitar la nefritis en pacientes de lupus. La linaza contiene sustancias antiinflamatorias como el ácido alfa linoleico y ácidos grasos Omega 3

Aceite de pescado - Los suplementos de aceite de pescado pueden ayudar a disminuir los síntomas del lupus. Además ayuda a mejorar la función de los vasos sanguíneos. Esto se debe a los ácidos grasos Omega 3. En un estudio llevado a cabo en 2007 se encontró que estos beneficios se lograron con el consumo de 3 gramos dirios de Omega 3 en forma de aceite de pescado. Las personas que utilizan medicamentos anticoagulantes deben consultar con su médico antes de consumir suplementos de aceite de pescado.

 La nutrición es también importante:

Se deben evitar las harinas refinadas y el azúcar.

Sustituir las carnes rojas por carnes blancas y en especial pescado.

Evitar el café, el alcohol y el cigarrillo.

Consumir más frutas, vegetales y granos integrales

Usar aceite de oliva

Sustancias que alteran e interfieren con nuestras glándulas y hormonas.

La Chikungunya

Sus síntomas, origen, cómo tratarla y prevenirla