Problemas de Salud: Alternativas Naturales

 

La Música y  sus Efectos Sanadores

Página Inicial

Protege tu Mente del Envejecimiento

Nutrición Para Mantenernos Jóvenes

El Estrés: que es, Cómo nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Relajación y meditación

Diccionario de Plantas Medicinales

Plantas medicinales contra la depresión

El Insomnio y sus Remedios Naturales

El masaje terapéutico

Blog de

saludparati.com

En nuestro blog comentamos noticias y diversos asuntos relacionados con la salud. Hablamos acerca de investigaciones y desarrollos de interés en el campo de la salud física y mental. Nuestra perspectiva es la de la medicina alternativa, sin excluir por eso desarrollos en el campo de la medicina convencional. Visítenos hoy

 

La Música y la Inteligencia

En años recientes ha surgido una controversia relacionada con si el escuchar cierto tipo de música tiene el efecto de aumentar las capacidades cognitivas o la inteligencia. Ciertamente, se ha observado un efecto que apunta en dicha dirección. Sin embargo, parece ser que esto es más bien un efecto temporero. Es decir, se produce un aumento medible en ciertas capacidades intelectuales que desaparece al cabo de un corto tiempo. Por otra parte, se sabe que ciertos tipos de música, como por ejemplo, los movimientos lentos de la música clásica barroca ayudan a crear un estado de relajación alerta en el que se puede aprender más eficientemente.

Por otra parte, Peter Perret director de la sinfónica de Winston-Salem (ninguna relación con los cigarrillos Winston o Salem) en Carolina del Norte organizó un programa en el que un grupo de cinco músicos interpretaba música e interactuaba con estudiantes de primer grado. Pasados más de dos años este grupo de estudiantes, ahora en tercer grado, obtuvo puntuaciones notablemente superiores en las pruebas estatales que el grupo de tercer grado que les precedió.

Ahora bien, cuando hablamos no ya de meramente escuchar música sino de estudiarla, la evidencia es clara, al menos en cuanto a los niños. Se ha encontrado que estudiar música tiene unos efectos benéficos sobre las capacidades intelectuales de los niños.

En un estudio cuyos resultados se publicaron en la revista Psychological Science de la Asociación Psicológica Norteamericana correspondiente al mes de agosto de 2004 y llevado a cabo por E. Glenn Schellenberg, profesor de la Universidad de Toronto, se compararon cuatro grupos de niños de seis años de edad. Uno de los grupos recibió lecciones de piano, otro recibió lecciones de canto, otro recibió lecciones de arte dramático mientras que otro grupo no recibió lecciones de ninguna clase, aparte de las clases regulares provistas en la escuela. Las lecciones musicales y de arte dramático tuvieron una duración de un año.

A todos los participantes se les hicieron pruebas de inteligencia antes de comenzar el estudio y luego de finalizado. Se encontró que en los dos grupos que recibieron lecciones de música hubo un aumento en varias medidas de inteligencia mayores que en los otros grupos. El grupo que recibió lecciones de arte dramático también tuvo un aumento, pero éste no fue en las áreas relacionadas con el desarrollo cognitivo sino en el área de conducta y adaptación social, un área que no cambió en los que recibieron lecciones musicales. El grupo que no recibió lecciones musicales ni de arte dramático registró un aumento menor en las pruebas.

Según lo expresa Peter Perret, la forma en que los músicos aprenden sus destrezas es de tal naturaleza que combina diversos factores que conducen a un aprendizaje eficiente. Un músico, al aprender, sigue una secuencia ordenada. El conocimiento o las destrezas adquiridas son acumulativas, es decir, se va construyendo sobre el fundamento establecido en los pasos anteriores. Además se combinan diversos aspectos y componentes de un ´ema en cada lección. Finalmente se sabe que aprendemos mejor cuando el proceso de aprendizaje nos resulta placentero y para un músico, la actividad de interpretar música, es extremadamente placentera.