saludparati.com - Cuerpo Humano

Página Inicial Saludparati.com




Glándulas y Hormonas - El Sistema Endocrino


El Sistema Digestivo


Nuestros Huesos - El Sistema Esquelético


El Sistema Nervioso


El Sistema Muscular


El Sistema Respiratorio


¡Pronto! - El Sistema Inmunológico

El Sistema digestivo

El sistema respiratorio y el sistema circulatorio trabajan llevando la sangre y el oxígeno que el cuerpo necesita. El sistema digestivo, por su parte, tiene la función de tomar el alimento que se ingiere y extraer de allí la energía y los nutrientes que nuestras células necesitan para hacer su labor. A este proceso se le conoce como digestión.

El sistema digestivo, sus órganos primarios y órganos accesoriosEl sistema digestivo consiste de un tubo que en una persona adulta puede alcanzar más de treinta pies de largo. Comienza en la boca y termina en el año. Ese mismo tubo da forma el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso. Estos son los órganos primarios del sistema digestivo. Otros órganos que también intervienen en la digestión son el hígado, el páncreas la vesícula biliar, los dientes, la lengua y las glándulas salivales. A estos se les conoce como órganos digestivos accesorios por ser órganos que secretan o almacenan sustancias necesarias para el proceso digestivo pero a traves de las cuales no circulan los alimentos.

Los órganos primarios del sistema digestivo están recubiertos por una membrana mucosa que secreta enzimas digestivas y absorbe nutrientes. También posee varias capas musculares que producen un movimiento conocido como peristalsis que ayuda a mover el alimento desde el esófago hacia el estómago y luego hacia los intestinos.

El esófago - es un tubo largo, estrecho y muscular que mueve el alimento desde la faringe hasta el estómago. Al final del esófago hay un esfínter que es una especie de anillo muscular que se abre para permitir la entrada de alimento al estómago y luego se cierra para impedir que el alimento retorne al esófago.

El estómago - es un órgano muscular parecido a un saco que se encuentra en el lado izquierdo de la cavidad abdominal. En el estómago continúa el proceso de digerir el alimento que comenzó en la boca. Esto se lleva a cabo de dos formas: 1. Mecánica - a través de una serie de movimientos rítmicos con los que va amasando y mezclando el alimento y 2. Química por medio de ácido hidroclórico y enzimas digestivas. El ácido hidroclórico mata bacterias presentes en el alimento y prepara éste para la acción de las enzimas digestivas de estómago, la principal de las cuales es la pepsina, encargada de digerir las proteínas.

El intestino delgado - es un tubo de alrededor de una pulgada de grosor y 10 pies de largo conectado al estómago por la parte inferior de éste. El intestino delgado recibe el alimento parcialmente digerido por el estómago y continúa la tarea de digestión química por medio de varias enzimas digestivas que digieren las grasas, los carbohidratos y algunas proteinas. El intestino delgado también lleva a cabo la tarea de absorción de la mayoría de los nutrientes (vitaminas y minerales) presentes en el alimento. absorción significa es el proceso por el cual los nutrientes entran a la sangre.

El intestino grueso - La porción de los alimentos que no fue absorbida en el intestino delgado pasa al intestino grueso. Este es un tubo de unos cinco pies de largo y dos y media pulgadas de grosor que esta conectado al intestino delgado y lo bordea por la parte superior y sus costados. El intestino grueso absorbe el exceso de agua de los alimentos y algunas vitaminas como las del complejo B y la vitamina K. El intestino grueso también contiene miles de millones de bacterias benéficas que ayudan a descomponer las partes no digestibles de los alimentos, controlan el crecimiento de bacterias dañinas a la salud, manufacturan varias vitaminas, decomponen sustancias tóxicas antes de que puedan causar daños y producen sustancias que evitan el cáncer de colon. El remanente de los alimentos que permanece tras este proceso pasa al recto, que es la parte final del intestino grueso, de donde son eliminadas a través del ano.

Los órganos accesorios del sistema digestivo llevan a cabo diversas tareas relacionadas con el proceso digestivo. En la cavidad bucal se encuentran los dientes que cortan, trituran y muelen la comida preparándo así los alimentos para su deglución y posterior digestión y absorción. La masticación ayuda a que las enzimas secretadas por la glándulas salivales lleven a cabo su función.

Las glándulas salivales secretan saliva la cual facilita el proceso de la masticación y ayuda a la descomposición del alimento. La saliva también contiene enzimas que ayudan a digerir los hidratos de carbono.

La lengua, por su parte, ayuda a mezclar los alimentos con la saliva y a deglutirlos.

El hígado, localizado a la derecha del estómago está encargado de numerosas funciones en el organismo. En cuanto a la digestión se refiere, el hígado produce una sustancia líquida llamada bilis que se deposita en el duodeno, la primera parte del intestino delgado. La bilis ayuda en la digestión de las grasas, descomponiendo estas en partículas más pequeñas que pueden ulteriormente ser descompuestas por las enzimas con mayor facilidad. Otra forma en la que la bilis facilita la labor de las enzimas digestivas es reduciendo la acidez de los alimentos provenientes del estómago. Esto es importante ya que al salir del estómago los alimentos están en un estado ácido y las enzimas del duodeno necesitan llevar a cabo su tarea en un ambiente neutro.

La vesícula biliar concentra y almacena la bilis producida por el hígado antes de ser enviada al intestino delgado. Luego de ingerir alimentos el intestino delgado envía una señal hormonal a la vesícula biliar. En respuesta a ésta la vesícula libera bilis hacia la el intestino delgado a través de los conductos biliares.

El páncreas es el otro accesorio del digestivo. El pancreas lleva a cabo otras funciones no directamente relacionadas con la digestión. En cuanto a la digestión el páncreas secreta varias enzimas digestivas a través de una serie de conductos que culminan en el intestino delgado. Estas enzimas ayudan a completar el proceso digestivo.

El esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso poseen una membrana mucosa que libera enzimas digestivas y absorbe nutrientes.