saludparati.com - Cuerpo Humano

Página Inicial Saludparati.com




Glándulas y Hormonas - El Sistema Endocrino


El Sistema Digestivo


Nuestros Huesos - El Sistema Esquelético


El Sistema Nervioso


El Sistema Muscular


El Sistema Respiratorio


¡Pronto! - El Sistema Inmunológico

El Sistema esquelético

El sistema esquelético se compone de los huesos del cuerpo humano. Un niño o niña al nacer posee 300 o más huesos. Como parte del proceso de desarrollo algunos de estos huesos se fusionan entre sí por lo que en los adultos este número se reduce a 206.  También forman parte del sistema esquelético los cartílagos, al igual que los ligamentos y tendones que sirven para unir los huesos entre sí o los huesos con los músculos.

Los dientes también se consideran parte del sistema esquelético, aunque también tienen una importante función como órganos accesorios del sistema digestivo. Los dientes no se clasifican como huesos y su composición es distinta a la de estos. Están hechos de una sustancia llamada dentina y otra sustancia llamada esmalte que es la sustancia más dura del cuerpo humano.

El sistema esquelético cumple varias funciones importantes.

Los huesos típicamente se componen de una capa externa densa y dura formada por lo que se conoce como tejido óseo compacto. Bajo esta hay otra capa de tejido esponjoso más ligera y flexible que la primera. Esta capa se conoce como tejido óseo esponjoso o trabecular.

Algunos huesos contienen en su parte más interna una sustancia gelatinosa llamada médula ósea. Es en la médula ósea donde se manufacturan las células sanguíneas.

Lo que hemos dicho hasta ahora nos permite entender que los huesos son órganos vivos y cuyas funciones son esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano. Por ser órganos vivos, los huesos necesitan un constante abasto de sangre lo cual obtienen por medio de varios sistemas de arterias.

Las células óseas - Los huesos contienen varios tipos de células especializadas, a saber:


Existen algunas diferencias entre el esqueleto de los varones y el de las mujeres. En las mujeres la pelvis es más grande y plana y está diseñada para facilitar el proceso de dar a luz.

El esqueleto humano se divide en dos partes principales:

1. Esqueleto axial -  formado por el cráneo, la columna vertebral y la caja torácica formada por las costillas. Contiene ochenta huesos y tiene como función primordial proteger los órganos del cuerpo.

2. Esqueleto apendicular - formado por las extremidades (brazos, manos piernas y pies). Es la parte del esqueleto con mayor movilidad.

Articulaciones, ligamentos, cartílagos y tendones

Los lugares donde se unen dos o más huesos se conocen como articulaciónes. En las articulaciones esta unión se produce por medio de unas bandas de tejido conectivo fibroso llamadas ligamentos que además sostienen a los huesos. Las articulaciones forman una especie de palanca que se mueve cuando los músculos unidos a los huesos tiran de ellos. Los huesos están unidos a los músculos por unas bandas de tejido conectivo similares a los ligamentos llamadas tendones.

El movimiento de las articulaciones es facilitado por los cartílagos. Este es un tejido duro pero a la vez flexible que recubre los huesos en el lugar donde se unen en la articulación, permitiendo que los huesos se deslicen uno sobre otro sin fricción ni desgaste. Si quiere saber cómo es el cartílago toque las partes más duras de sus orejas ya que estas están también están hechas de cartílago.